SheepNet

Boletín de Noticias

Idioma – ES  – Fecha 28/02/2019

 

Bienvenidos al primer boletín de SheepNet en 2019 – con información sobre cómo manejar las ovejas para mejorar la supervivencia de los corderos.

 

Paridera de las ovejas y supervivencia de los corderos

 

La mayor parte de la mortalidad de los corderos ocurre el día del nacimiento, y hasta el 75% de las muertes tienen lugar durante la primera semana de vida. La pérdida de corderos reduce la rentabilidad del rebaño y la moral del personal, y el tiempo dedicado a asistencia de los corderos para amamantar y criarlos es costoso en términos de uso de la mano de obra. Lo ideal es que la oveja se vincule al cordero y lo críe con éxito para destetarlo con poca intervención humana.

La clave para asegurar la supervivencia de los corderos es la ingesta temprana de calostro por parte del cordero directamente de la oveja. Esto aporta al cordero energía para mantener su temperatura corporal, inmunoglobulinas para combatir enfermedades, factores de crecimiento para que el intestino se desarrolle y ayuda a establecer el vínculo madre-hijo.

El éxito del vínculo oveja-cordero depende de si la oveja a parido con anterioridad, de si el proceso de parto ha sido difícil o prolongado, de su alimentación durante la gestación, especialmente el último tercio, de si ha habido estrés o perturbaciones durante el parto, del tamaño de la camada y de la genética de la oveja y de la cordero.

 

Fotos: Ann McLaren

 

Manejo de las ovejas primerizas

La oveja inexperta es más sensible a las perturbaciones ambientales, y es más probable que abandone a su cordero si se le molesta. Sin embargo, las ovejas que son buenas madres al primer parto continuarán siendo buenas madres en los partos siguientes, por lo que pagará para dar a la oveja la mejor oportunidad para que todo funcione bien. Necesita un ambiente tranquilo y en calma, pueden tener partos más largos y laboriosos y también es más lenta la vinculación con el cordero. Aunque sus corderos pueden ser más lentos para ponerse en pie y mamar, intervenir demasiado pronto puede afectar el desarrollo del vínculo y puede aumentar las posibilidades de rechazo. Como todo es menos eficiente en la oveja sin experiencia, también es menos capaz de criar corderos múltiples.

Un parto difícil o prolongado puede provocar daño cerebral en el cordero, lo que hará que sea más lento en su puesta en pie y mamar. Esto significa que el cordero puede tomar menos calostro y por lo tanto aumentar el riesgo de hipotermia e inanición. Alrededor del 10-20% de todos los corderos pueden necesitar alguna ayuda al nacer. Los factores de riesgo para un parto difícil son la mala presentación del cordero, su peso al nacimiento, por encima de la media, su sexo, macho y su genotipo. Dentro de las razas, los hijos de algunos machos también pueden necesitar más asistencia en el parto que otros. El objetivo de pesos óptimos al nacimiento en lugar de los máximos, reducirá el número de corderos que necesitan ayuda, y el registro o la selección de sementales para facilidad de parto mejorará la viabilidad de los corderos, especialmente en las ovejas primíparas.

 

Efecto del estrés

El estrés durante el parto puede interrumpir las contracciones y alargar el parto. Después de parir, las perturbaciones pueden hacer que la oveja abandone el lugar de parto antes de que haya establecido un vínculo adecuado con el cordero. El estrés durante la lactancia reduce las interacciones de succión entre la oveja y los corderos y puede hacer que los corderos crezcan más lentamente. A las ovejas les gusta un ambiente tranquilo, en calma y familiar, especialmente cuando están pariendo. Para reducir el impacto del estrés y las molestias en las ovejas paridas, evitar el ruido y la intervención excesivos, mantener a los perros y otros animales fuera del entorno de la paridera y evitar mezclar grupos de ovejas desconocidas. Asegúrese de que tienen espacio suficiente en el corral (>1,3 m2 por oveja) y el comedero para evitar peleas en torno a la hora de comer.

 

Buena condición corporal

La baja condición corporal de la oveja al parto se asocia con una menor aptitud maternal, y los corderos necesitan mayor tiempo para levantarse y mamar. Estos son factores de riesgo para un pobre vínculo entre oveja y cordero y una mayor mortalidad de los corderos. Mantener una buena puntuación de condición en la oveja durante la gestación y controlarla de manera regular, asegurará que las ovejas estén en las mejores condiciones para mostrar un buen cuidado materno. Las ovejas sólo necesitan oligoelementos y minerales si hay una deficiencia en el rebaño; el hecho de suplementar cuando tienen suficientes provisiones en su alimentación no mejorará la supervivencia de los corderos.

 

Manejo de los partos múltiples

La mayoría de las ovejas, especialmente las que han parido antes, pueden criar bien a los trillizos y aumentan su carácter maternal con cada parto, y la mayoría reconocerá cuando les falta un cordero. Los trillizos son generalmente más pequeños y más lentos a la hora de levantarse y mamar, lo que les hace más vulnerables a la hipotermia y la inanición. Esto significa que la mortalidad en camadas más grandes es más alta que en las de simples o gemelos. El diagnóstico de gestación por ecografía y la alimentación de acuerdo al número de fetos ayudarán a reducir esta diferencia, pero debe de estar preparado para proporcionar cuidados extras a los corderos nacidos de partos múltiples, ya que pueden necesitar calostro adicional y especial atención con objeto de mantenerlos calientes.